15 civilizaciones antiguas sobre las que quizás nunca hayas oído hablar

136
0
Share:

Aksum

Aksum ha servido de inspiración para infinidad de leyendas, pero la civilización antigua real era un poderoso imperio comercial del norte de Etiopía. En su apogeo (del siglo III al IV e. c.), el reino de Aksum fue el mercado más grande en el noreste de África, y usaba el Nilo y el mar Rojo como rutas comerciales. Aksum adoptó el cristianismo en el siglo IV, pero, con el tiempo, perdió su poder cuando los persas y los árabes se apoderaron de sus territorios comerciales.

Kush

Los orígenes de Kush se remontan al año 8000 a. e. c., tal como lo demuestran utensilios de cerámica hallados cerca de su capital, Kerma. Kush, situado en la zona sur de Nubia, en el noreste de África, era una “sociedad urbana compleja y sumamente estratificada sustentada por la agricultura a gran escala”. Los gobernantes de Kush reactivaron el levantamiento de las pirámides, e impulsaron su construcción a lo largo de todo Sudán. Su escritura única, llamada “meroítica”, así como su desaparición, hasta el día de la fecha continúa siendo un misterio.

Yam

La ubicación exacta del reino africano de Yam continúa siendo un misterio. El conocimiento de la existencia de esta civilización antigua procede de varios textos egipcios del período del Reino Antiguo. Los eruditos han recurrido a la inscripción en una tumba llamada Autobiography of Harkhuf (La autobiografía de Harkhuf) (quien vivió durante la sexta dinastía, alrededor de los años 2345 a. e. c. y 2181 a. e. c., y cuya tumba está ubicada entre las Tumbas de los Nobles, fotografía) en busca de pistas sobre sus paraderos; aun así, no existe consenso con respecto a cómo Harkhuf pudo haber emprendido la travesía a lo largo del desierto del Sahara antes de la invención de la rueda. No obstante, “jeroglíficos descubiertos recientemente a más de 700 kilómetros del suroeste del Nilo confirman la existencia del comercio entre Yam y Egipto, y señalan la ubicación de Yam en las zonas montañosas del norte de Chad”.

El Imperio xiongnu

A fines del siglo III a. e. c., los pueblos de pastores nómadas que habitaban la estepa asiática oriental formaron una confederación tribal de feroces guerreros que luchaban a caballo. Los xiongnu dominaron gran parte de Asia central durante más de 500 años, y abarcaron grandes extensiones del territorio que en la actualidad comprende Siberia y Mongolia.

China se vio obligada a explorar y conquistar gran parte de su territorio al tener que luchar contra los xiongnu en su frontera norte. Dato interesante: las invasiones recurrentes de los xiongnu provocaron que los pequeños reinos del norte de China comenzaran a construir lo que en la actualidad se conoce como la Gran Muralla China.

El Reino grecobactriano

Tras la muerte de Alejandro Magno (estatua en la fotografía), un estado dividido llamado Reino grecobactriano surgió en el siglo III a. e. c. en lo que en la actualidad constituye Afganistán y Tayikistán. El reino era una tierra próspera y una combinación única de culturas griegas y orientales.

Demetrio I, el rey griego de Bactriana cuyo rostro fue el prototipo para las primeras esculturas de Buda

Gran parte de la historia grecobactriana puede trazarse gracias a sus monedas, pero aun así es mucho lo que se desconoce sobre la cultura, la que, con el tiempo, fue arrasada por los kushán.

Los yuezhi

Los yuezhi fueron un pueblo antiguo que gobernó Bactria y la India desde aproximadamente 128 a. e. c. hasta 450 e. c. Surgieron como tribus nómadas en el noroeste de China, y comercializaban jade, seda y caballos a lo largo de un vasto territorio, lo que generó que entraran en conflicto con los xiongnu. Por tal motivo, los yuezhi se desplazaron hacia el oeste, donde conquistaron al Reino grecobactriano y desplazaron a los saka. Finalmente, los yuezhi establecieron una “economía sedentaria agrícola”, y los misioneros yuezhi ayudaron a propagar el budismo en China.

El reino de Mitani

El antiguo reino indoario de Mitani, situado en la tierra de los hurritas (en la actualidad Siria, el norte de Irak y el sudeste de Turquía), existió entre los siglos XVI y XIII a. e. c. Se especula que abrazaron creencias hindúes, como el karma, la reencarnación y la cremación. En un momento, los mitanios fueron increíblemente poderosos e influyentes; y algunos de ellos creían que su imperio era capaz de progresar y de expandirse debido a la caída del antiguo Imperio de Babilonia. No obstante, gran parte de su historia se ha perdido; sus rastros fueron destruidos por los asirios.

En su apogeo, los mitanios mantuvieron buenas relaciones con Egipto, tal como lo demuestran cartas(fotografías) intercambiadas entre el reino de Mitani y el faraón egipcio.

Tuwanuwa (o Tiana)

Tuwanuwa fue una ciudad antigua en la época del Imperio hitita, y estuvo situada en lo que en la actualidad comprende Turquía, una ubicación estratégica sobre una llanura fértil. El pequeño estado funcionó a modo de puente entre el este y el oeste, lo que ayudó en el intercambio comercial y cultural entre ambas regiones. En particular, el reino adoptó el alfabeto fenicio para su escritura, el cual es probable que haya sido llevado hacia Grecia mediante Tuwanuwa.

Uno de los monumentos más impresionantes que dejaron los romanos en Tuwanuwa es su acueducto (fotografía).

El Imperio maurya

El Imperio maurya, en la antigua India, existió entre 321 y 185 a. e. c. Tras la muerte de Alejandro Magno, Chan

dragupta Maurya estableció la dinastía maurya, cuyo territorio abarcó la mayor parte del subcontinente indio. El imperio era una autocracia bien organizada que contaba con un ejército permanente y con administración pública. Se trató del primer imperio panindio que habría dejado de existir en 185 a. e. c., luego de que un golpe de Estado que dividió a la India permitiera la invasión por parte de Grecia.

El Reino indogriego

El Reino indogriego, gobernado por varios reyes helénicos y helenísticos, abarcó gran parte del noroeste y del norte del subcontinente indio durante dos siglos, desde 190 a. e. c. hasta 10 e. c.

Los reyes indogriegos combinaron las lenguas griegas e indias con símbolos, y mezclaron las prácticas religiosas griegas, hindúes y budistas. Con el tiempo, los indogriegos desaparecieron luego de ser invadidos por los indoescitas.

Silla

El reino de Silla gobernó gran parte de la península de Corea desde 57 a. e. c. hasta 935 e. c., pero es poco lo que queda del reino de la dinastía real. No obstante, en 2013, se hallaron los huesos de una mujer de Silla: se reveló que tenía casi unos 40 años de edad, que ostentaba un cráneo alargado y que llevaba una dieta vegetariana que consistía principalmente en arroz, papas o trigo.

Al desarrollarse, Silla se convirtió en una sociedad centralizada y jerárquica, “con una clase aristocrática pudiente”. Los arqueólogos han descubierto una variedad de artículos de lujo, desde “una daga de oro y de granate, hasta un Buda de hierro fundido y joyas de jade”.

La cultura del valle del Indo

La civilización del Indo (o la civilización Harappa), cuya tierra se extendió desde lo que en la actualidad abarca Pakistán hasta el mar Arábigo y el río Ganges en la India, conformó la cultura urbana de la antigüedad más grande conocida, y contó con muchos de los elementos de las sociedades modernas, como pozos y baños, sistemas de alcantarillado y de drenaje, paredes y graneros, e incluso atención dental. Sus ciudadanos crearon objetos tales como cuentas de vidrio y de cerámica. Se cree que esta civilización avanzada, que alcanzó su apogeo entre 2500 y 2000 a. e. c., fue forzada a dispersarse y a migrar debido a cambios climáticos que secaron gran parte de su territorio.

La cultura sanxingdui

Esta cultura de la Edad de Bronce estuvo ubicada en la actual provincia china de Sichuan. En 1986 se descubrieron miles de objetos de oro, bronce, jade, marfil y cerámica en dos enormes fosas de sacrificio, que datan de los siglos XII y XI a. e. c. Las fosas contenían esculturas con rostros de animales, máscaras de bronce, cabezas similares a las de los humanos, animales decorativos e incluso una figura humana erguida de bronce de 2,62 metros.

Se cree que los objetos, muchos de los cuales demuestran el uso de tecnología sofisticada para la fundición del bronce, pertenecen a la cultura sanxingdui, en el reino de Shu. Se cree además que se trataba de una cultura bastante avanzada, capaz de elaborar vino, cerámica y herramientas de sacrificio, y adepta principalmente a una religión que giraba en torno a la naturaleza, por la que sentían un respeto sagrado. Estos son los únicos utensilios que ofrecen pistas sobre esta cultura antigua, dado que no dejó registros históricos ni textos antiguos.

La cultura Nok

Se cree que la antigua cultura Nok de la Edad del Hierro existió en la actual Nigeria septentrional desde 500 a. e. c. hasta 200 e. c.. En 1928, una pequeña operación minera de estaño descubrió una cabeza de terracota. Desde entonces, se han desenterrado más esculturas de terracota; algunas representaban a personas “que llevaban joyas elaboradas, y bastones y mayales —símbolos de autoridad que también se ven en el arte egipcio antiguo—”. Otras esculturas representaban a personas con enfermedades tales como elefantiasis. Asimismo, también se hallaron “utensilios de hierro, hachas y otras herramientas de piedra, y adornos de piedra”.

Los etruscos

En el norte de Italia, los etruscos surgieron desde el siglo VIII hasta el III a. e. c., hasta que la República Romana tomó el poder. A pesar de que gran parte de su cultura estaría perdida, muchas de sus tumbas (y su contenido) y sus pinturas sobre muros sobrevivieron. Las ciudades etruscas, estados independientes, estaban conectadas por la religión, el idioma y la cultura. Esta sólida sociedad comercial y agrícola fue una teocracia en la que los rituales religiosos formaban parte de la vida diaria.

FUENTE: MSN Argentina

Share: