Los Otros

Brodka: La Bruja Masticadora

En esta ocasión, vamos a introducirnos de nuevo en la historia y te voy a contar la leyenda de una mujer que rápidamente logró la fama de bruja; estoy hablando de Brodka, una joven que se convirtió en vampiro, pero no en uno normal, uno de los llamados “masticadores“, mismos que te voy a explicar.

Antes de hablar de la leyenda de Brodkala bruja masticadora, debemos mencionar que anteriormente, cualquier cosa podría servir para explicar situaciones que no comprendíamos; es por eso que a lo largo de la historia nacieron criaturas en nuestra mente que hasta hoy en día tienen un lugar en nuestra vida diaria, como las brujas, los vampiros, los duendes, entre otros seres.

Y no solamente la ignorancia creó estos personajes, sino que teólogos, predicadores y gobernantes confirmaron estas leyendas; bueno, pues esta es la historia de Brodka, una bella mujer polaca que se convirtió en vampiro; si bien es cierto que las brujas fueron el primer objetivo de los inquisidores, también se culpó a otros “seres” de cualquier hecho considerado anormal.

Entre ellos encontramos a los vampiros, y entre los vampiros a una clase especial: los “masticadores”. A estos vampiros se les llama así porque que mastican sus propias mortajas o incluso han encontrado sarcófagos enteros mordidos o masticados desde su interior;  de hecho fue en 1751 que el teólogo francés Dom Agustín Calmet escribió un libro sobre los vampiros y los aparecidos.

En su obra hablaba de este tipo de vampiro especial: “los masticadores“; Calmet creía que a estos vampiros les entraba un hambre extraña que hacía que devoraran las telas de sus mortajas o incluso el mismo ataúd. Sin embargo, él no fue el primero en mencionar a estos seres.

La Leyenda de Brodka

Por eso vamos a hablar de brodka, de quien se desarrolla su historia en el siglo XIV. Hajek de Libotschan, en sus crónicas incluye un relato del abate o un clérigo de nombre Neplach Opatowitz, sobre una vampira masticadora; en 1345 vivía en Lewin un alfarero casado con una mujer que tenía fama de bruja llamada Brodka.

Un día Brodka apareció muerta en su casa, asesinada de manera brutal; los aldeanos y el marido creyeron que la mujer había invocado a algún tipo de espíritu maligno y estos la habían matado. Como no querían enterrarla en tierra sagrada la sepultaron en una encrucijada de caminos.

El terror se apoderó de los pueblerinos cuando algunos pastores afirmaron haberla visto en el campo tomando la forma de diversos animales y dando caza a sus rebaños; en otras ocasiones se mostraba con la misma forma que tenía en vida y se aparecía en su pueblo y en los circundantes, llegando a hablar con los vecinos y causando una gran mortandad cada vez que lo hacía.

Éstos, aterrorizados, decidieron exhumar su cuerpo para ver si realmente era ella; cuando llegaron hasta el cuerpo vieron horrorizados que había devorado la mitad del velo que le cubría la cabeza y lo sacaron de su garganta completamente manchado de sangre; ante ese horroroso acto, los aldeanos actuaron con la supuesta bruja como si se tratase de un vampiro.

Ya sabes, le clavaron una estaca de roble en el corazón y dicen que a pesar del tiempo transcurrido desde su muerte, de la herida brotó sangre fresca; volvieron a enterrarla pensando que tras su acción el problema quedaba solucionado, pero al parecer no fue así. Volvió a aparecerse y a causar aún más muertes.

El informe del clérigo Neplach dice que la inhumaron de nuevo y encontraron que se había arrancado la estaca con sus propias manos; ante el terror, consultaron a las autoridades y decidieron volver a clavarle la estaca pero ahora quemarla. Así lo hicieron y dice la leyenda que en el lugar en que ardió el cuerpo de la mujer, durante unos días se registraron varios torbellinos.

¿Alguna explicación?

Según la explicación a este fenómeno de los vampiros masticadores está en los gases que produce el cuerpo tras el fallecimiento y en la costumbre de cubrir el rostro del difunto con un velo; dice la ciencia que. Si la boca queda abierta, los gases producen un efecto de vacío y la mortaja se introduce hacia la garganta.

Estos cuerpos que se descubrían así, especialmente durante las epidemias de peste, contribuyeron en gran medida a extender el mito de los vampiros, que durante siglos aterrorizó Europa; los cadáveres realmente parecían haber devorado sus mortajas y la imaginación de la gente fabricó el resto. Incluso, les colocaban piedras enorme en las mandíbulas por si intentaban acechar a los vivos.

FUENTE: Expediente Paranormal

Related posts

Dullahan, jinete decapitado

admin

VARDØGER el espíritu guardián

admin

Las meigas gallegas

admin

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy